Terapia asistida con animales

Los niños/as con TEA suelen entender las relaciones sociales de forma distinta a como lo entienden las personas neurotípicas. Ellos tienen dificultad para relacionarse y poca flexibilidad cognitiva, presentan conductas repetitivas y estereotipadas, alteración en la capacidad comunicativa, incluso alteraciones sensoriales,  entre otras. En el perro encuentran una figura más simple con la que establecer una relación y desde este apego creado  con el animal, es posible trabajar según un programa específico e individualizado. En la literatura científica más actual se encuentra decenas de artículos en los que se explica como la terapia asistida por  perros  produce efectos beneficiosos en la salud y bienestar de los niños/as , por tener el perro un efecto motivador y catalizador en la terapia, disminuyendo la ansiedad, aumentando la tolerancia al contacto físico, aumentando el contacto ocular, las habilidades sociales, las habilidades del lenguaje y de la comunicación no verbal, aprendiendo valores como la responsabilidad y la autoestima, reduciendo conductas estereotipadas, ayudando a tolerar los tiempos de espera y aumentando la tolerancia a la frustración,  la concentración y la atención.

Pero cada niño es diferente, el espectro de síntomas que puede presentar dista mucho de un niño a otro. Por eso en la asociación antes de plantear la terapia un psicólogo estudia las necesidades que presenta y las prioriza. En función a ese informe y a las necesidades que la familia expresa se elabora un plan personalizado en el que  con distintas actividades con el perro se trabaja para ir superando esas metas. Todo se adapta al niño y no el niño a la terapia. Desde el tipo de perro, o perros, más adecuado en función de la personalidad del niño y las actividades a desarrollar, hasta el cronograma de actividades se realiza en base a las necesidades detectadas por el equipo psicológico. Además todas las actuaciones se encuadran en la línea de trabajo que en los diferentes ambientes naturales (casa, colegio,..) se vienen  realizando, de tal manera que la terapia asistida con perros potencie aun más los efectos positivos que las familias  pretenden  lograr en las vidas de sus hijos.

Este tipo de terapias otorga beneficios tales como y la atención.

Físico:

  • Mejorar las habilidades motoras finas y gruesas
  • Mejorar la movilidad y el equilibrio

Salud mental:

  • Aumentar las interacciones verbales entre miembros de un grupo
  • Aumentar la capacidad de concentración y atención
  • Potenciar la autoestima
  • Reducir los niveles de ansiedad
  • Reducir la sensación de soledad

Educación:

  • Ampliar el vocabulario
  • Ayudar a mejorar la memoria
  • Mejorar el conocimiento de conceptos tales como tamaño, color, etc.

Motivación:

  • Mejorar el deseo de participar en actividades grupales
  • Mejorar las interacciones con los demás